viernes, 8 de marzo de 2013

No es país para cobardes, en estos tiempos hay que dar la cara

Algunos amigos y amigas se han puesto en contacto conmigo, por diversos medios, para preguntar sobre un anónimo que se está distribuyendo por el pueblo. No sé quien está utilizando este método pero sí sé qué es un anónimo y qué esconde. A un cobarde, o una cobarde. Cobarde porque no se atreve a decir a cara descubierta lo que oculta tras el anonimato. Esa cobardía suele nacer de la mentira. Cuando alguien quiere contar una verdad no tiene miedo, no hay cobardía posible, lo cuenta y asume sus palabras, erradas o no. Cuando alguien quiere difamar, contar una mentira, engañar, utiliza el anónimo. Yo no me escondo.

La verdad es que no tenía intención de contestar un anónimo. Lo que escribo lo hago por respeto a mis vecinos (incluso a aquellos y aquellas que se ocultan tras el anónimo). Porque yo, a diferencia de quienes distribuyen cobardía, si respeto a mi pueblo y a su gente. Porque yo no tengo nada que ocultar, porque yo hago POLÍTICA con el objetivo beneficiar a mi pueblo, a mis vecinos y vecinas, no a mi o a mi partido.

Yo no tengo que tapar las vergüenzas de ningún político con cuentas en Suiza, ni de los que han utilizado de forma fraudulenta el dinero público, no tengo que tapar las vergüenzas de una reforma laboral que tanto empleo está destruyendo en nuestro pueblo, de los recortes que están sufriendo mis vecinos por un Gobierno que solo piensa en los más poderosos, de las mentiras, de los incumplimientos, del IVA que al final sí vino, del bandazo, del, del, del... 

Yo tengo mis cuentas claras. Trabajo para fomentar proyectos que puedan generar empleo en mi pueblo, el parque Alavera, ahora con un gimnasio a punto de abrir, el desarrollo de un parque comercial como Cavaleri, nuevas inversiones en el barrio bajo, la construcción de dos nuevas escuelas infantiles, la continuidad de las políticas sociales para nuestros vecinos y vecinas, y eso a pesar de la crisis y de las dificultades que nos ponen día a día recortando de aquí y de allá.

Desde el equipo de Gobierno ponemos medios, dentro de nuestras posibilidades, para enfrentar el drama de los desahucios, trabajando en el día a día con los vecinos que nos lo solicitan o alertando a los bancos de que no vamos a consentir que dejen sin casa a los sanjuaneros y sanjuaneras que lo estén pasando mal. Y si lo hacen dejaremos de trabajar con ellos. Esa es la política que yo defiendo y la hago a cara descubierta.

A quienes sí tendremos que pedir explicaciones los sanjuaneros y sanjuaneras es a quienes defienden la vuelta atrás, el desmantelamiento de todos los servicios públicos, ésos que tanto esfuerzo y trabajo nos ha costado conseguir.

Dediquémonos a trabajar por nuestro pueblo y lo que tengamos que decirnos los vecinos y vecinas de San Juan, con educación y mirándonos a la cara, no desde el anonimato y la cobardía.

Ah, y yo mismo lo cuelgo aquí para que no tengan que hacer más fotocopias. 

2 comentarios:

Francisco José Maíz Garrido dijo...

Tirar la piedra y esconder la mano no es ni etico ni moral y eso que yo no comulgo con ningun partido politico

pacomm dijo...

Hace mucho que no entro en este blog y me ha sorprendido (aunque es de hace meses) lo que aparece nada más entrar. Por desgracia, en nuestra sociedad nos encontramos con personas que se dedican al poco noble hobby de fastidiar a los demás. Falsear noticias, difundir mentiras, acusar sin conocimiento de causa... son ejemplos de estos actos de inconscientes. Los catalogas muy bien, alcalde, al llamarles cobardes. Porque, en el hipotético caso de que estuvieran diciendo la verdad, ésta debe ser siempre demostrada. Basta ya de acusaciones sin fundamento.
Ánimo y gracias por lo que está haciendo por nuestro pueblo.